Teléfono: 648 648 882


FIGUS Fundación para la Investigación

Grupo Urológico

Estilo de Vida


Después de una cirugía de ostomía, se necesita un tiempo de recuperación. Es totalmente normal, necesario y se ajusta a las necesidades de cada persona. La forma del estoma y el excedente cambiará en las semanas sucesivas a la operación, incluso pueden sucederse variaciones en el peso.
Los comienzos con los dispositivos
Tener un estoma significa no poder controlar las micciones o deposiciones, puesto que no existe esfínter alguno que regule esa salida de heces en el caso de las colostomías o ileostomías y orina, en el caso de las urostomías. Esto quiere decir que se necesitará usar siempre una bolsa para recoger los efluentes.
Piel saludable
Un principio importante consiste en que para que la bolsa se adhiera correctamente al abdomen, es óptimo que la piel alrededor del estoma se mantenga sana e íntegra. Si la bolsa está colocada correctamente, no existe riesgo de irritación de la piel por contacto con excedentes ni de escape de olores. Antes de que un paciente reciba el alta hospitalaria, es necesario un entrenamiento por parte del profesional sanitario dónde se detalle que bolsa escoger para cada tipo de estoma, cómo usarla y cómo mantener una salud periestomal óptima.
Acerca de la comida y la bebida
En principio se puede comer y beber con normalidad y no es necesario modificar la dieta, pero sí importante comer sano y equilibrado. Es tarea del paciente observar como su estoma reacciona ante diferentes comidas.
En el caso de ser necesaria alguna pauta de alimentación, esta será establecida por el sanitario experto.
Un estoma nunca es un obstáculo para trabajar, socializar, hacer deporte, viajar o cualquier otra actividad. El estado general de salud física y salud mental jugará un rol importante determinando la calidad de vida de cada paciente.
Hablar de ello Nada es más reconfortante que conversar con alguien que realmente comprende la situación del paciente ostomizado. No está solo; el número de personas ostomizadas en todo el mundo, asciende a 1,9 millones. Tanto las asociaciones para personas ostomizadas como los grupos de apoyo en línea, son lugares idóneos para encontrarse con otras personas en la misma situación, que pueden asesorar y dar apoyo personal y emocional, inspirando e ilusionando al paciente.